Rumbo hacia el éxito

Las empresas japonesas están consideradas como ejemplo de calidad, efectividad y dotes de mando. Año tras año, las empresas japonesas alcanzan cifras récord. El secreto de éxito se llama Kaizen – la palabra japonesa para una mejora continua.

 

La filosofía Kaizen se basa en el conocimiento, que una empresa que quiere ser competitivos y hacer beneficios, tiene que cubrir las necesidades del cliente. Mejoras de calidad, de planificación de producción, así como una reducción de costes son factores fundamentales. Kaizen es un proceso de mejora orientado al cliente, cuyo objetivo es que todas las actividades de la empresa impulsen un aumento de la satisfacción del cliente.

Kaizen parte de la base que en toda empresa hay un potencial de mejora. Una producción siempre muestra puntos flojos o atascamientos. Decisivo es, cómo se enfrenta la empresa a estos hechos. En el proceso de mejora continua, las personas que trabajan a nivel operativo son, con sus propias ideas y soluciones, los protagonistas.

El sistema CREFORM les da la libertad de poner inmediatamente en práctica las mejoras. Así, por ejemplo, se pueden desconectar o facilitar pasos de trabajo superfluos. A su vez, el sistema CREFORM asegura una utilización óptima de superficie y de dispositivos técnicos. Creando con CREFORM un puesto de trabajo individual y ergonómico, a largo plazo mejora la salud de sus empleados.

Puede ver que CREFORM no es únicamente un producto innovador, sino que es también una filosofía íntegra para cambiar positivamente su empresa de manera sostenible con pequeños y constantes pasos.